mayo 16, 2022
Breaking News

Conoce los instrumentos de renta variable

Conoce los instrumentos de renta variable

Los instrumentos de renta variable son aquellos instrumentos cuya rentabilidad es variable, es decir cuando se adquiere el instrumento no se conoce la rentabilidad que va a reportar y depende de múltiples factores (expectativas empresariales, la situación económica general del país, del mundo,).

Generalmente cuando se habla de instrumentos de renta variable, se está refiriendo, sobre todo, a acciones de empresas.

Una acción es un título que representa una parte del capital social de una sociedad anónima. El inversor que compra acciones de una empresa se convierte en socio propietario de parte del negocio, accionista, adquiriendo unos derechos económicos recepción de dividendos, derecho preferente de suscripción, derecho a la cuota de liquidación y políticos asistencia y voto en Juntas, impugnación de acuerdos sociales, de información.

Principales riesgos de la renta variable:

Conoce los instrumentos de renta variable

Incertidumbre sobre tus rendimientos.

Las acciones no tienen una rentabilidad conocida, ni tan siquiera predecible. La evolución del valor de la acción no depende sólo de la propia compañía, sino de factores ajenos como la situación de la economía, la evolución de otros mercados, de los tipos de interés, de la inflación, etc.

No tienen plazo de vencimiento

Por lo que la inversión sólo puede deshacerse mediante la venta de las acciones.

Tipos de activos de renta variable

Existen muchos activos de renta variable. Entre los más importantes se encuentran los siguientes:

  • Materias primas
  • Divisas
  • Acciones
  • Índices bursátiles
  • ETFs

Activos de renta variable

Un claro ejemplo de instrumentos de renta variable son las acciones, en las que el dividendo que entregará la empresa a los accionistas depende de cómo vaya el negocio. Es decir, los intereses que vamos a recibir son variables.

Con la compra de acciones el accionista se convierte en copropietario de la empresa. Con la compra de acciones, el accionista adquiere unos determinados derechos sobre la empresa. Por ejemplo, derecho a voto, derecho a información o participación en los beneficios distribuidos.

Los dividendos anuales que reparten las empresas suelen ser más altos que los intereses que otorgan la renta fija o los productos de ahorro. Pero si baja el precio de la acción puede ser que perdamos el valor de los dividendos. Por otro lado, la rentabilidad puede ser mucho mayor, ya que, si la acción sube, nuestra rentabilidad será la suma del aumento de valor de la acción y el dividendo.

Conoce los instrumentos de renta variable

Otros activos financieros que podríamos destacar como renta variable son los fondos de inversión, los bonos convertibles y las participaciones preferentes.